Receta sopa gulash baja en carbohidratos

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

Las noches frías encontraron algo de calor. Una vez que hayas experimentado las especias complejas y suaves y las ricas texturas en esta versión baja en carbohidratos del plato tradicional de pastor húngaro, siempre sabrás dónde calentar una tarde fría. Sustanciosa, reconfortante. Y muy sencilla.

  • Tiempo de preparación10 min
  • Tiempo de cocción40 min
  • Tiempo Total50 min
  • Porciones6

    Ingredientes

    • 1 (110 g) cebolla amarilla
    • 2 dientes de ajo
    • 225 g raíz de apio o colinabos
    • 1 (140 g) pimiento rojo
    • 450 g carne de cordero molida o carne molida (carne picada)
    • 120 g mantequilla o aceite de oliva
    • 1 cda. pimentón español
    • ¼ cdta. pimienta cayena
    • 1 cda. orégano seco
    • ½ cda. semillas de alcaravea molidas
    • 1 cdta. sal
    • ¼ cdta. pimienta negra molida
    • 400 g tomates picados en lata
    • 600 – 700 ml agua
    • 1½ cdta. vinagre de vino tinto

    Para servir

    • 240 ml crema agria o mayonesa
    • perejil fresco, para decorar

    Preparación sopa gulash baja en carbohidratos

    1

    Pelar y cortar las verduras finamente.

    2

    Saltear la cebolla y el ajo, con una cantidad generosa de aceite o mantequilla, en una olla a fuego medio hasta que se ablanden.

    3

    Añadir la carne molida y saltear, revolviendo de vez en cuando, hasta que esté bien cocina y dorada.

    4

    Añadir el pimiento, la raíz de apio, el pimentón, la cayena, el orégano, la alcaravea, la sal y la pimienta. Remover durante aproximadamente 1 minuto. Echar los tomates y 2 tazas de agua.

    5

    Aumentar el fuego y llevar la sopa a ebullición suave. Dejar hervir a fuego lento durante 10 minutos.

    6

    Añadir el agua restante y el vinagre antes de servir.

    7

    Servir con perejil finamente picado y una cucharada de crema agria o mayonesa.

    ¡Consejo!

    El cordero realmente es la estrella de esta sopa, pero si no eres un fanático o no tienes a mano, prueba con cualquier carne molida que te guste. La carne de res es buena y sustanciosa, con un sabor más sutil que el cordero, mientras que el pollo molido o el pavo le dan un sabor más suave. Y recuerda, casi todas las sopas desarrollan aun más sabor después de un día o dos, así que adelántate y hazla con antelación. Puedes obtener un sabor aun más rico y complejo salteándolo en mitad de mantequilla y mitad de aceite de oliva.

    5/5 (1 Review)
    lo mejor
    Share on facebook
    Compartir
    Share on twitter
    Compartir
    Share on whatsapp
    Compartir

    También puede gustarte

    Ir arriba