Receta salmón braseado con espárragos y salsa holandesa

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

La combinación perfecta: salmón braseado y espárragos tiernos. Es un plato elegante, sabroso y además sencillo. Dale el toque final con una rápida y sencilla salsa holandesa y tendrás una comida sencilla pero riquísima.

  • Tiempo de preparación10 min
  • Tiempo de cocción20 min
  • Tiempo Total30 min

    Ingredientes

    • 550 g filetes de salmón o trucha
    • 1 cda. mantequilla
    • 400 g espárragos verdes
    • sal o pimienta negra molida al gusto

    Salsa holandesa en 5 minutos

    • 1 huevo
    • 200 g mantequilla derretida
    • 1 cda. jugo de limón
    • sal al gusto

    Decoración

    • 1 limón en rodajas

    Preparación salmón braseado con espárragos y salsa holandesa

    1

    Lavar y recortar los espárragos.

    2

    Derretir la mantequilla en una sartén grande a fuego medio.

    3

    Salpimentar el salmón. Freír durante unos 8-10 miuntos por cada lado; el tiempo varía según el grosor de los filetes. Al dar la vuelta al salmón, añadir los espárragos a la sartén y salpimentarlos.

    4

    Remover los espárragos de vez en cuando y reducir el fuego hacia el final.

    Salsa holandesa en 5 minutos

    5

    Añadir los huevos a un tazón para mezclar alto y estrecho, a un vaso dosificador grande o a un vaso de precipitado.

    6

    Derretir la mantequilla en un recipiente, ya sea en el microondas o en los fogones.

    7

    Mientras usas una batidora con una mano, con la otra mano incorporar lentamente la mantequilla derretida al tazón para mezclar con los huevos. Verter la mantequilla en un chorrito continuo mientras sigues mezclando. Ten en cuenta que la capa más baja ha de ponerse blanca y cremosa antes de que subas la batidora hasta la siguiente capa. La salsa holandesa estará lista cuando esté espesa y esponjosa.

    8

    Añadir el jugo de limón y añadir sal al gusto.

    Servir

    9

    Servir el salmón con la cremosa salsa holandesa y los espárragos tiernos. Decorarlo con una rodaja de limón para darle algo de sabor y color extra.

    ¡Unos consejos!

    Si el filete del salmón tiene piel y quieres que quede crocante, empieza a cocinarlo la piel hacia abajo.

    En vez de cortar los extremos de los espárragos con un cuchillo, una buena forma de preparar los espárragos es sostenerlos por el tronco con las dos manos y romperlos. Se romperán de forma natural donde esté fibroso. Guarda las partes fibrosas en el congelador y añádelas a caldos para darles más sabor.

    5/5 (1 Review)
    lo mejor
    Share on facebook
    Compartir
    Share on twitter
    Compartir
    Share on whatsapp
    Compartir

    También puede gustarte

    Ir arriba