Receta cazuela keto de pollo

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

La dieta keto y las cazuelas van de la mano, sobre todo con esta irresistible receta de pollo que volverá loca a toda tu familia. La salsa cremosa es deliciosa, con mucho queso y un riquísimo pesto. Será todo un honor para tu horno asar esta exquisitez una y otra vez.

  • Tiempo de preparación20 min
  • Tiempo de cocción45 min
  • Tiempo Total1 hr 5 min
  • Porciones6

    Ingredientes

    • 180 ml crema (o nata) para montar o crema agria
    • 120 ml queso crema
    • 3 cda. pesto verde
    • ½ limón, su zumo
    • sal y pimienta
    • 45 g mantequilla
    • 900 g contramuslos de pollo deshuesados sin piel, cortada en trozos pequeños
    • 1 puerro bien picado
    • 110 g tomatitos cherry en mitades
    • 450 g coliflor cortada en cogollos pequeños
    • 200 g (425 ml) queso rallado

    Preparación cazuela keto de pollo

    1

    Precalentar el horno a 200 °C (400 °F).

    2

    Mezclar la crema y el queso crema con el pesto y el zumo de limón. Salpimentar al gusto.

    3

    Derretir la mantequilla en una sartén grande a fuego medio. Añadir el pollo, salpimentar y freír hasta que tome un buen tono dorado.

    4

    Colocar el pollo en una asadera engrasada de 23 x 33 cm (9 x 13 pulgadas) y verter la mezcla de crema.

    5

    Colocar por encima los puerros, los tomates y la coliflor.

    6

    Espolvorear por encima queso y hornear en medio del horno durante al menos 30 minutos o hasta que el pollo esté totalmente hecho. Si parece que se va a quemar antes de hacerse del todo, puedes cubrir la cazuela con un trozo de papel de aluminio, reducir el fuego y dejarla cocinar algo más de tiempo.

    Consejos

    ¿Te ha quedado la salsa demasiado líquida? Si quieres una salsa más espesa, puedes añadir queso rallado. Así el plato tendrá más sabor y consistencia.

    ¡Dale un toque verde! Un rico plato como este mejora aun más si lo sirves con una guarnición de verduras de hoja bien frescas. Aderézalo con un chorrito generoso de aceite de oliva, un poco de vinagre balsámico y una pizca de sal marina.

    ¿Te apetece un poco de picante? ¡Usa algunas hojuelas de ají!

    5/5 (1 Review)
    lo mejor
    Share on facebook
    Compartir
    Share on twitter
    Compartir
    Share on whatsapp
    Compartir

    También puede gustarte

    Ir arriba