Receta barcas keto de calabacín con queso de cabra

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

¡Estas barcas de calabacín y queso están repletas de sabor! Un plato vegetariano, bajo en carbohidratos, delicioso y saludable: tal como nos gusta.

  • Tiempo de preparación10 min
  • Tiempo de cocción25 min
  • Tiempo Total35 min
  • Porciones2

    Ingredientes

    • 1 (200 g) calabacín mediano
    • 2 dientes de ajo
    • 4 cda. aceite de oliva
    • 40 g espinacas frescas
    • sal y pimienta negra molida al gusto
    • 2 cda. salsa marinera sin azúcar
    • 230 g queso de cabra

    Preparación barcas keto de calabacín con queso de cabra

    1

    Precalentar el horno a 190 °C (375 °F).

    2

    Cortar el calabacín por la mitad a lo largo y usar una cuchara para sacar las semillas (¡no las tires!). Poner las barcas de calabacín en una asadera.

    3

    Pelar los dientes de ajo y cortarlos finamente con un cuchillo. Freír el ajo en aproximadamente la mitad del aceite de oliva en una sartén a fuego medio hasta que se dore un poco. Añadir los brotes de espinacas y las semillas de calabacín. Freír hasta que esté suave. Condimentar con una pizca de sal y pimienta negra molida.

    4

    Extender la salsa marinera sobre los barcas de calabacín y cubrirla con los brotes de espinacas y los ajos fritos. Espolvorear el queso de cabra por encima.

    5

    Hornear durante unos 20–25 minutos o hasta que el calabacín esté tan tierno como prefieras y el queso tenga un bonito color dorado.

    6

    Echar el resto del aceite oliva sobre las barcas de calabacín y sazonar con un poco de pimienta negra recién molida antes de servir.

    ¡Consejo!

    La salsa marinera es una salsa roja italiana a base de tomate, ajo, hierbas (como la albahaca) y cebolla. Si no la encuentras en tu tienda, puedes usar salsa de tomate común (asegúrate de que no tenga azúcares agregados!), y condimentarla con las especias de tu preferencia.

    Si no te gusta el queso de cabra puedes sustituirlo con cualquier otro queso rico en grasas de tu gusto. Por ejemplo, queso rallado cheddar o mozzarella.

    Se puede sustituir un diente de ajo por 1/4 cucharadita de ajo en polvo.

    Puedes servir este plato tal cual o añadir alguna verdura de hoja como acompañamiento, aderezadas con vinagre balsámico o aceite de oliva.

    5/5 (1 Review)
    lo mejor
    Share on facebook
    Compartir
    Share on twitter
    Compartir
    Share on whatsapp
    Compartir

    También puede gustarte

    Ir arriba