Receta guiso de pollo con verduras

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

El equilibrio perfecto entre los sabores occidentales y orientales. Un guiso low-carb increíblemente sencillo y delicioso con muslos de pollo, caldo casero y verduras frescas. Esta receta baja en carbohidratos procede de una colaboración con la popular chef baja en carbohidratos Pascale Naessens.

  • Tiempo de preparación15 min
  • Tiempo de cocción1 hr 20 min
  • Tiempo Total1 hr 35 min
  • Porciones4

    Ingredientes

    • 55 g mantequilla
    • 1,1 kg cuartos traseros de pollo
    • 21 g jengibre fresco picado
    • 2 dientes de ajo laminados
    • 1 cda. sal
    • ½ cdta. pimienta negra molida
    • 3 cda. salsa de soja tamari
    • 260 g champiñones
    • 200 g coles de Bruselas cortadas por la mitad
    • 300 g brócoli en ramilletes

    Preparación guiso de pollo con verduras

    1

    En una sartén antiadherente grande, derretir la mantequilla a fuego medio-alto. Añadir el pollo y freírlo durante 15 minutos, o hasta que se dore por todos los lados.

    2

    Transferir el pollo a una olla grande y verter agua por encima hasta que quede sumergido. Llevar a ebullición a fuego alto y, a continuación, reducir la temperatura a media-baja. Tapar y cocinar a fuego lento durante 45 minutos.

    3

    Incorporar el jengibre, el ajo, la sal, la pimienta, la salsa de soja tamari y las setas. Tapar y cocina 15 minutos más.

    4

    Añadir las coles de Bruselas (ver consejo) y el brócoli, y remover. Tapar, y cocinar durante 5 minutos más.

    5

    Para servir, verter el pollo, las verduras y el delicioso caldo en platos hondos individuales.

    Consejos

    Coles de Bruselas

    A mí me gustan las coles de Bruselas al dente, 5 minutos de cocción deberían ser suficientes. Si prefieres las coles de Bruselas más hechas, cocínalas un poco más.

    Caldo de pollo

    ¿Quién hace su propio caldo hoy en día? Te puedo asegurar que es una experiencia maravillosamente satisfactoria. En eso consiste la cocina. Saca a relucir esa sabiduría instintiva y primitiva que hay dentro de ti, porque todos sabemos, gracias a las generaciones anteriores, que el caldo de huesos puede ser altamente reparador y nutritivo.

    El caldo refuerza nuestro sistema inmunitario, repara nuestros intestinos, se digiere fácilmente y nos proporciona nutrientes fáciles de absorber. Los cubos de caldo y los polvos producidos comercialmente no pueden compararse con el caldo hecho en casa.

    0/5 (0 Reviews)
    Ir arriba