Receta helado keto de vainilla cremoso y sin lácteos

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir
Receta helado keto de vainilla cremoso y sin lácteos

Receta helado keto de vainilla cremoso y sin lácteos

¡No comer lácteos no significa que no puedas comer helados! Este cremoso helado de vainilla sin lácteos incluye todos los maravillosos sabores y texturas de los helados tradicionales. ¡Descubre si tus invitados pueden notar la diferencia!

  • Tiempo de preparación1 hr 10 min
  • Tiempo de cocción10 min
  • Tiempo Total1 hr 20 min
  • Porciones6

    Ingredientes para helado keto de vainilla cremoso y sin lácteos

    Helado de vainilla sin lactosa

    • 6 huevos, grandes (las yemas)
    • 240 ml leche de coco
    • 300 ml leche de almendras sin azúcar
    • 80 ml xilitol
    • 80 ml aceite de aguacate suave
    • 2 cdta. extracto de vainilla
    • 1⁄8 cdta. sal (opcional)

    Cómo preparar helado keto de vainilla cremoso y sin lácteos

    1

    En una cacerola de fondo grueso calentar la leche de coco y la leche de almendras a fuego bajo mientras bates con unas varillas. Añadir las yemas de huevo. Continuar batiendo a fuego bajo hasta que la crema empiece a espesarse.

    2

    Añadir el edulcorante y batir hasta que se haya disuelto completamente. Continuar calentando, batiendo constantemente hasta que la crema se espese, toma unos 10 minutos.

    3

    Cuando la crema cubra el dorso de una cuchara de madera o alcance una temperatura de 60 °C (140 °F) en un termómetro, retirar la cacerola del fuego. No permitas que la mezcla se caliente por encima de 60 °C (140 °F) o los huevos empezarán a cocinarse.

    4

    Añadir el aceite, la vainilla, la sal y mezclar en una licuadora. Dejar que el helado se enfríe en el refrigerador.

    5

    Cuando la mezcla de helado esté fría, congelarla en una heladera siguiendo las instrucciones del fabricante. Continuar procesando el helado hasta que esté congelado o alcance la consistencia deseada. Guardar en el congelador.

    Consejos

    Añadir el aceite a la mezcla hace que el helado quede muy cremoso y tenga menos hielo. Un aceite con un sabor suave, como el aceite de aguacate o el aceite de oliva manzanilla van bien. Los aceites de frutos secos, como el aceite de almendras, de nueces o de avellanas también aportan un sabor fantástico.

    Si no te preocupa comer huevos crudos, puedes saltarte la parte de calentar los huevos y el edulcorante y mezclar todos los ingredientes en una licuadora a la vez. Después añadir a la heladera y seguir las instrucciones del fabricante.

    Esta receta usa xilitol en vez del eritritol, ya que el xilitol consigue una consistencia más cremosa después de que el helado se haya congelado. El eritritol endurece mucho el helado; no obstante, si usas eritritol, simplemente espera entre 5 y 7 minutos para servir el helado después de que se haya congelado.

    Puedes usar este fantástico helado de vainilla como base para crear tus propios sabores. Añade algunos trozos de chocolate negro picado y una gota o dos de menta para conseguir virutas de chocolate con menta o espolvorea algunas bayas frescas por encima.

    0/5 (0 Reviews)
    lo mejor
    Share on facebook
    Compartir
    Share on twitter
    Compartir
    Share on whatsapp
    Compartir

    También puede gustarte

    Ir arriba